lunes, 17 de abril de 2017

Ese bendito silencio

El psiquiatra caníbal Anibal Lecter preguntó, por escrito a Clarice, alumna de la Academia del FBI, si habían dejado de balar ya los corderos. Después le hizo esta reflexión:: Los corderos se habrán callado de momento, pero usted tendrá que ganarse una y otra vez ese bendito silencio, porque a usted lo que la impulsa es el compromiso y el compromiso no cesa, nunca. (En el mes de abril de hace veintidós años se publicó en castellano la primera edición de la novela El silencio de los corderos del escritor norteamericano Tomas Harris. También él tuvo un largo silencio: Durante 20 años se negó a hablar con los periodistas).