lunes, 20 de mayo de 2019

Parece que se disputan la herencia de Rubalcaba

Dirigentes socialistas acusan a Pedro Sánchez de usar electoralmente la figura de Rubalcaba con el que tenía una pésima relación, según publica El Mundo.

Rubalcaba, con 18 años, comenzó a pensar en la política al saber que compañero de colegio, Enrique Ruano, había caído al vacío desde un séptimo piso cuando se encontraba detenido por tres policías, según relata periodista José Luís Barbería. Ocurrió en 1969. 

Enrique Ruano tenía 21 años, estudiaba Derecho y militaba en el Frente de Liberación Popular, al que pertenecían José María Maravall, Joaquín Leguina, Carmen Iglesias, José María Mohedano…. 

Rubalcaba ingresó en el PSOE en 1974 cuando Felipe González ya había sido elegido secretario general del partido en Suresne. Ahora que se ha ido con el Dios de Machado, “ese Dios que rodos buscamos y nunca encontraremos” sus compañeros de partido se disputan su valiosa herencia.

(En la foto Rubalcaba, que acabó con el terrorismo de ETA, y la ex dirigente socialista Elena Valenciano)

viernes, 17 de mayo de 2019

Los rostros son como textos que todos tendemos a leer

Pascual Berniz se fue para no volver. Percibía la existencia como un enigma que encierra una sola certeza: el viaje hacia un final que a todos los seres nos unifica. 

Tenía 66 años. Suya es la escultura de acero que dedicó a “Los amantes de Teruel” en la llamada ciudad del amor.Tiene 15 metros de altura.

Un día en Córdoba, en el encuentro internacional de acuarelistas, me contó cómo convivía con el frío que hace en Teruel: ”En invierno tengo la sensación de que se relentece el tiempo y que la noche se dilata empujándome a la soledad y a pensar en la nada”.

--¿A qué te invita ese pensamiento?
 --A pintar, jugando con todos los colores para reflejar mi sed de vida

 --¿Qué haces ahora?
 --“Pinto primeros planos de rostros, porque son como textos que todos tendemos a leerlos. El rostro nos representa y actuamos como si todo lo que somos estuviese condensado en nuestra cara”.

martes, 2 de abril de 2019

Pésima organización de la Sanidad en España

(Segunda parte: A pesar de todo Elías destacaba…)
 “Tal como está planteada la organización de los grandes hospitales hoy día, los mayores méritos para un médico son la capacidad de gestionar, es decir, conseguir más con menos (dinero se entiende) y sus publicaciones en revistas científicas. El cómo veas a tus pacientes es secundario, afirma el doctor Juan Luís Haro 

Y matiza para evitar malas interpretaciones;
 “No digo que no sea importante, sino que está supeditado a lo primero. Eso no significa que no puedan ser buenos médicos. Significa que, a la hora de atender pacientes, hay un mínimo que se da por hecho, que no se mide (pues es imposible medirlo).

-¿Y los que ni gestionan ni publican? 
-El médico que sobresale en el trabajo cotidiano asistencial no obtiene ningún reconocimiento de los números ni de los mandos hospitalarios. Esto tiene una doble consecuencia: una merma en la autoestima y un acceso más restringido a determinados recursos y proyectos de crecimiento dentro del hospital.

-¿Qué ocurre cuando el médico enferma?
-Cuando llega la enfermedad que, como el amor, a todos nos iguala, los médicos, directivos o no, no buscamos al médico que mejor gestiona y que más pública. Buscamos al médico mejor, el que más nos puede ayudar. Es una especie de código interno entre médicos que implica un reconocimiento entre iguales. Ahí es dónde Elías destacaba.

-¿Era una buena opción
-Todos sabían que, si la cosa asustaba, Elías era una de las mejores opciones. Todos querían ponerse en sus manos incluso sabiendo sus defectos (gestionaba fatal el tiempo).

-¿Qué se desprende de todo esto?
-Que la distancia entre como era considerado Elías por los mandamases y por sus pacientes era inasumible para cualquier persona que se haga preguntas sobre cómo organizar la sanidad.

lunes, 1 de abril de 2019

La figura humana y profesional de Elías Cañas vista por su colega y amigo Juan Luis Haro

(Primera parte: la acuarela y el libro “Ajrica”) 

Me comenta Juanlu que “Elías encontró en la acuarela la forma de deshacer un gran nudo vital que lo atenazaba. La acuarela, su estudio de Sanlúcar, el silencio nocturno con las volutas de sus puritos, fueron el epicentro de una nueva etapa que no renunciaba al pasado pero que estaba preñada de porvenir. De alguna manera Elías se liberó de sí mismo, de cómo lo veían los demás tras tantos años de altibajos. Hablo, en definitiva, de la capacidad sanadora de la belleza, del arte, de la creación…” 

Digo a Juanlu que “Ajrica” me ha hecho pensar en el poema Itaca, porque en él aconseja Cavafis que es mejor que el viaje dure muchos años y se atraque viejo ya en la isla. (Elías murió a los cincuenta y pocos años). Contesta: 
-Llevo muchos años leyendo y releyendo “Itaca”. De vez en cuando escucho la canción de Lluis Llach. Escribí un fragmento del poema en la terraza de la azotea en que vivía en Sevilla y lo utilicé de guía el día que me despedí de mis compañeros del Servicio de Enfermedades Infecciosas tras nueve años trabajando con ellos.

 -¿Qué es “Ájrica”, con tus textos y las acuarelas de Elías?
 -Empezó siendo un viaje de luna de miel a Namibia. Se convirtió en una historia de amistad, en un diálogo entre dos amigos, entre las palabras de uno y las pinceladas del otro, pero siempre enmarcadas en una visión compartida, humanista, curiosa, emocional. Luego se convirtió en un proyecto solidario.

 -¿Qué será de vuestro libro?
 -Ahora ha echado a volar y no sabemos cuál es su destino final. A mí me brinda la oportunidad de hablar de un hombre excepcional y lleno de bondad, mi amigo Elías, sin saber hasta dónde me llevará.

viernes, 29 de marzo de 2019

Tulipanes y lirios

El ex general Armada, golpista del 23F. se dedicó a cultivar tulipanes en los últimos años de su vida. Estas flores que necesitan del frio para crecer, proporcionaban al militar el calor de buenos ingresos. Es de película. 

Clint Eastwood leyó en la prensa que un militar de EE:UU cuando pasó a la reserva cultivó lirios hasta que un día optó por transportar drogas para un cartel. El actor y director de cine vio en esta noticia material suficiente para rodar la película “Mula”.

El que fue piloto de guerra y escritor Saint-Exupery nos cuenta que la flor de “El principito” sólo tenía cuatro espinas para defenderse del mundo. Y otro militar. el dictador Franco, no cultivaba flores, las pintaba al óleo.

martes, 19 de marzo de 2019

Un desafío nuevo cada mañana

Era un médico que sabía ponerse en el lugar de los enfermos. Los escuchaba y empatizaba con ellos. Daba la importancia justa a sus problemas y les hacía ver que iba a intentar hacer todo lo que estaba a su alcance para solventar sus dolencias.
-¿Dónde aprendiste a sentir como propio el sentimiento ajeno?
-La empatía no se aprende en los libros, sino en el día a día, y por eso esta profesión, por encima de los adelantos técnicos, seguirá constituyendo, para quien la ame, un desafío nuevo cada mañana.
(De una conversación con el doctor Elías Cañas. La autora de la fotografía es Carmen Diaz de Mayorga.)

viernes, 15 de marzo de 2019

Costumbres gastronómicas de periodistas de ayer

La “Taberna el Cristo” se encontraba en la Alameda de Hércules. Clientes habituales de este establecimiento eran periodistas y policías de paisano. Como para santiguarse. Allí acudía el fotógrafo de prensa Ángel Gelán. A su hijo Fernando, Medalla de Oro de la Ciudad, le gusta más que se le llame fotoperiodista.

Este Angel cuando era joven cenaba con sus compañeros de trabajo en el Pasaje de la Magdalena. Coincidían en la mesa con profesionales de lucha libre a los que antes habían visto pegarse en el ring en el Prado de San Sebastián.

El día que nuestro fotoperiodista estaba desganado entraba en el Pasaje del Duque y pedía “un quince”. Enseguida le servían un buen vaso de vino y abundantes calamares, por sólo quince céntimos. Gelán comenzó a trabajar en 1923. Hizo fotos históricas. Su hijo, que ha perpetuado el nombre, empezó a ejercer como periodista en 1959 y sigue contando con puntualidad la actualidad. (Foto del archivo de Fernando Gelán)