martes, 14 de abril de 2015

Puros e impuros

“El presidente Obama es honesto” dijo Raúl Castro durante su discurso en la Cumbre de las Américas, en Panamá. El hermano de Fidel no citó a John Fitzgerald Kennedy ni a George W. Bush. Éste, cuando era presidente de EE.UU, ordenó que se multase con 250.000 dólares al ciudadano norteamericano que comprase un habano.
Kennedy era tan gran consumidor de cigarros cubanos que mandó comprar más de 1.000 puros en la Habana poco antes de decretar el embargo económico a la isla de Cuba. (Octubre de 1960).
Obama se conforma ahora con oler los Cohibas. Oficialmente dejó de fumarlos hace seis años. Su esposa, que tiene buen olfato, no tolera que eche humo.
El presidente Mariano Rajoy es otro, sin puro.
Felipe González sigue con los Cohíbas. Cuando se llevaba bien con Fidel Castro fumaba gratis.